fbpx

Estimados maestros:

                 Reciban de parte de los estudiantes, padres de familia y de todo el personal administrativo y jerárquico de nuestra Institución, un sincero saludo en su día. Queremos rendirles un cálido y sentido homenaje por la encomiable labor que desempeñan.

Ser maestros hoy en día es un reto. Los tiempos actuales no son como los de antes. Nos toca afrontar y formar generaciones capaces de vivir en un futuro incierto, que tal vez no podemos siquiera imaginar. Los conocimientos y las fronteras se amplían y van cambiando día a día. A su vez, información, conceptos, procedimientos, lugares remotos están al alcance de un click, los estudiantes tienen la oportunidad de observar, conocer y hasta interactuar con realidades lejanas y atemporales.

Pareciera que la tecnología e Internet lo han resuelto todo. En este contexto, muchos se preguntan cuál es el rol de los maestros. Los maestros reciben en las aulas a niños y jóvenes ávidos y hasta a veces aturdidos por tanta información, curiosos, con un bagaje de conocimientos y vivencias; en ocasiones rendidos por el cansancio de utilizar la tecnología sin supervisión, preocupados por debates y realidades que ven a través de los medios y redes sociales. Y allí están ustedes, para ayudarlos a comprender lo que sucede, a procesar la información, a cuestionarla, a convivir y aceptar las diferencias de opinión, a actuar para solucionar problemas desde un pequeño proyecto de aprendizaje o una situación familiar, a elegir una carrera profesional o emprender una misión en la vida.

Los maestros de hoy ya no se centran en transmitir conocimientos, sino en desarrollar capacidades para utilizarlos en función del bien común.

 En la vida de un niño o joven que requiere apoyo y guía para descubrir lo valioso y capaz que es, allí están ustedes. En una sociedad en la que es necesario fomentar la unidad y rescatar los valores que nos hacen humanos, allí están ustedes. En un mundo que cada vez con más fuerza pide que cuidemos nuestro entorno y preservemos el planeta, allí están ustedes. Ustedes que eligieron ser maestros con vocación, sabiendo que la docencia es una carrera que la mayor recompensa que les ofrece es la satisfacción de ver logros en sus estudiantes, en su sonrisa, en un beso pegajoso, en un abrazo sincero.  

A los nuestros, maestros alasinos, hoy les decimos gracias por tanto esfuerzo y dedicación y les deseamos que pasen un excelente día, que renueven su paciencia, cariño y continúen brindando lo mejor de cada uno en la tarea de educar. Que Dios guie sus pasos hoy y siempre. Feliz día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat